Depresión postparto y las claves para superarla

Al mismo tiempo que nace un bebé, nace también una madre. Y aunque ese nacimiento haya sido buscado y deseado, existe en nuestra sociedad una idealización de la maternidad y de todo lo que la rodea que a veces puede hacernos encontrar dificultades para expresar nuestros sentimientos, nuestros miedos, nuestra angustia.

Quizá tras el parto no sientes esa inmensa alegría que deberías sentir al ver a tu bebé por primera vez o quizá te sientas abrumada por la responsabilidad y el giro de 180 grados que ha dado tu vida. Y entonces surgen las preguntas ¿soy una mala madre? ¿no quiero tanto a mi bebé como las demás madres? En este post quiero hablaros de la depresión postparto y las claves para superarla.

¿Qué es la depresión posparto?

La depresión posparto es una alteración del estado de ánimo caracterizada por una profunda tristeza, ansiedad, irritabilidad, cambios de humor, culpa, cambios en el apetito, sentimiento de inutilidad, angustia, problemas para dormir…

Estas sensaciones durante la primera semana tras el parto se consideran normales, y es lo que se conoce como depresión pasajera o “baby blues”. Ésta normalmente dura entre 2-3 días y hasta dos semanas, y se caracteriza por ser relativamente leve, y además puede superarse fácilmente con apoyo del entorno.

Si este estado continúa durante más de dos semanas, ya hablamos de depresión postparto, aunque ésta puede aparecer incluso dos meses después de haber dado a luz. Afecta a un 10 o hasta 15% de las madres. Este tipo de depresión requiere el diagnóstico y tratamiento de personal especializado.

Es muy importante acudir a profesionales de la salud en este caso, pues si no es detectada o diagnosticada, la depresión posparto puede tener graves consecuencias en quien la sufre y en su entorno. Es necesario que la madre se cuide para poder cuidar de su bebé.

Causas de la depresión postparto

Cambios hormonales

Durante el embarazo, los niveles de hormonas estrógeno y progesterona se encuentran en sus niveles más altos, disminuyendo rápidamente a los niveles previos al embarazo durante las 24 horas posteriores al parto.

Estos cambios hormonales extremos podrían estar involucrados en los procesos de depresión postparto. Los niveles de hormonas tiroideas también podrían disminuir tras el parto.

Causas sociales

  • Violencia obstétrica: cada vez más visibilizada, pero por desgracia todavía muy presente. Cesáreas innecesarias, inducciones, episiotomías o partos instrumentales tienen un grave impacto negativo en la salud física y mental de las mujeres.
  • Condiciones económicas: la ausencia de recursos, de políticas socio-sanitarias que protejan la maternidad, la protección del puesto de trabajo y en definitiva todos aquellos factores que no garanticen una cierta estabilidad económica, pueden resultar muy angustiosos para una madre que no puede proporcionar esa estabilidad a su bebé.
  • Soledad: La maternidad en los países occidentales se vive en aislamiento. La mujer se ve sola con la responsabilidad de tener que sacar adelante una vida nueva con la única ayuda de su pareja (y a veces ni eso). Los seres humanos somos primates sociales, y nunca hasta ahora las mujeres habían criado a sus hijos sin la ayuda y el apoyo de la comunidad.

Tratamiento para la depresión postparto

Terapia

En una depresión postparto es muy importante pedir ayuda. Tu pareja, tus familiares, amigas pueden ser un gran apoyo. Pero también es muy importante la ayuda de un profesional de la salud mental, pues es quien tiene las herramientas y conocimientos necesarios para poder guiarte en esta situación. En ocasiones se requiere el tratamiento con psicofármacos, generalmente antidepresivos.

Cuida de tu cuerpo

El ejercicio moderado, como salir a caminar, o el yoga, reducen la ansiedad y el estrés y además pueden, poco a poco, ayudarnos a recuperar la autoestima, que suele ser baja tras el parto.

La lactancia materna

Uno de los muchos beneficios de la lactancia materna es paliar la depresión postparto. En la lactancia y el contacto de la madre con el bebé intervienen hormonas como la prolactina y la oxitocina que fortalecen el vínculo, y proporcionan una reducción del estrés y efecto ansiolítico.

El problema actual es que muchos de los psicofármacos que se utilizan hoy en día para el tratamiento de la depresión postparto no son compatibles con la lactancia, por lo que el médico podría desaconsejarla.

Busca el contacto con otras madres

En grupos de crianza, postparto, embarazo… Compartir experiencias, ayudarse mutuamente y sentirse comprendida ayudan a liberar esa carga autoimpuesta de ser la madre perfecta.

Deja de lado el perfeccionismo

No importa si la casa no está reluciente, si la cama está sin hacer o los platos sin fregar. Aprende a priorizar lo verdaderamente importante: tu salud es lo más importante, pues sin ella no puedes cuidar del bebé.

¿Cómo ayudar a una madre con depresión postparto?

  • Darle mucho cariño y afecto: No debemos reprocharle su estado de ánimo pues esto no hará otra cosa más que empeorarlo y alimentar su sentimiento de culpa, su frustración y su ansiedad. Probablemente se sienta sola y abrumada, así que hazle saber que estás cerca, que se sienta acompañada.
  • Ayúdala durante un tiempo con las tareas del hogar: es muy probable que se vea sobrepasada con todas las responsabilidades. Puedes prepararle la comida, hacerle la cama, bajarle la basura, ponerle una lavadora, pero intentando que sea ella mientras quien atienda las necesidades del bebé para reforzar el vínculo materno-filial, que no le tenga miedo o rechazo (aunque tampoco pasa nada si cambias un pañal en un momento puntual).
  • Dale espacios de soledad para ella y el bebé: muchas veces en el entorno se tiende a la sobrevigilancia. Y, aunque es importante que se sientan acompañadas, el no dejarles ni un rato para ellas puede alimentar el sentimiento de incompetencia.

Hasta aquí la entrada de hoy sobre depresión postparto. Espero que os haya parecido útil y que, siempre que podáis, ayudéis a todas las madres que lo necesiten.

Deja un comentario

WhatsApp chat