Diferencias entre matrimonio y pareja de hecho

Si te interesa saber cuáles son las diferencias entre matrimonio y pareja de hecho, en el post de hoy te lo cuento. Estas tres formas de oficializar una relación en España tienen pequeños matices que las hacen diferentes. Y, si estás planteándote celebrar tu unión, te aconsejo que, leas sobre cada una de ellas y así tomarás la decisión que más se adecúe a tus ideas y principios.

La decisión, aunque se toma según valores y creencias, también afecta a niveles de convivencia. Por esto, aunque casarse por la Iglesia es la tradición en nuestro país, quizá no sea lo que más te convenga. No será lo mismo contraer matrimonio por la Iglesia o por el registro civil, o inscribirse en el Registro de Parejas de Hecho.

Legalmente, no es lo mismo contraer matrimonio (sea donde sea) que hacerse pareja de hecho. Quienes se casan tienen unos derechos diferentes a quienes se inscriben en el Registro de Parejas de Hecho. Las diferencias se ven, sobre todo, en cuestiones de herencia, cuestiones fiscales y de liquidación del patrimonio común.

Y, además, depende de la Comunidad Autónoma en la que se registre. Por lo que, es un poco más lioso aún. Pero, voy a intentar dejártelo lo más claro posible. Allá vamos.

Divorcio o separación, diferencias entre matrimonio y pareja de hecho

Si comparamos un divorcio tradicional de un matrimonio con una separación de Pareja de Hecho, es mucho más fácil la segunda opción. Cierto es que el famoso divorcio exprés equipara el asunto.

¿Cómo se disuelve un matrimonio? O bien, por la muerte del cónyuge, o transcurridos tres meses de la celebración del matrimonio, sin ser necesaria alegar ninguna causa, solo por petición de uno de ellos. O, si ambos están de acuerdos, puede pedirse el divorcio exprés.

¿Cómo se disuelve una pareja de hecho? También por muerte de uno de los dos, o por el matrimonio de uno de ellos con otra persona. Además, de común acuerdo, notificándolo en el registro o por decisión unilateral, siendo el Encargado del Registro el que se lo dirá a la otra parte.

Pensión compensatoria

La pensión compensatoria depende en todos los casos de la Comunidad Autónoma, ya que algunas no recogen este derecho para la parte desfavorecida en un divorcio.

Si tiene lugar un divorcio tradicional, el desfavorecido puede solicitar esta pensión en el mismo procedimiento. Mientras que, en el otro caso, el proceso es costosos y lento, porque se debe hacer un juicio declarativo ordinario para reclamar una compensación económica.

Viudedad, diferencias entre matrimonio y pareja de hecho

La diferencia aquí radica en el tiempo que lleven juntos. Ya que, si se trata de matrimonio, hay derecho a pensión de viudedad, sin importar el tiempo que lleven casados. Mientras que en el caso de la pareja de hecho necesitan que lo hayan sido durante dos años, mínimo, sin interrupción.

Además de una convivencia ininterrumpida de cinco años antes de la muerte de uno de ellos. Y también tendrán en cuenta los ingresos del que no haya fallecido. Ya que, si supera un máximo fijado por la Comunidad Autónoma, puede que no reciba ninguna pensión.

Las vacaciones

Para conseguir esos famosos 15 días de vacaciones para la Luna de Miel hay que casarse. Por ahora, las parejas de hecho no tienen este derecho.

Los hijos

En este caso, no hay ninguna diferencia. Los derechos de los padres son los mismos tanto en matrimonio, como en pareja de hecho, así como si su unión no está regulada de ninguna manera.

Adopción

Es posible adoptar en los dos casos. Y, aunque, como ya habrás escuchado o leído, adoptar en España es tediosos y burocrático, así como costoso. Pues, siendo pareja de hecho se supone que lo es mucho más y mucho más lento.

Fiscalidad

En un matrimonio, la declaración de la renta se puede hacer de manera conjunta o individual. Mientras que en pareja de hecho sólo se podrá hacer individualmente. Esto tendréis que estudiarlo bien, porque muchas veces conviene más hacerla conjunta que separada.

Diferencias con la boda religiosa

Y, para terminar, me gustaría hacer un inciso con el matrimonio religioso. En este caso, ambas bodas tienen los mismos efectos sobre la ley. Pero, el matrimonio católico es algo más difícil de disolver.

Por eso, lo que suele pasar, es que cuando alguien se casa por la Iglesia y quiere el divorcio, lo consigue a los ojos del Estado, pero la Iglesia no le concede la separación religiosa. La única consecuencia es que no podrá volverse a casar por esta vía otra vez, pero sí por lo civil.

Hasta aquí la entrada de hoy sobre las diferencias entre matrimonio y pareja de hecho. Toméis la decisión que toméis, que sea siempre pensada, consensuada, reflexionada y tomada desde el amor y el respeto.

Deja un comentario

WhatsApp chat