¿Se debe hacer regalos a los niños por las notas?

El curso acaba, nuestros hijos llegan con las notas: suspensos, aprobados, buenas notas, notas mediocres, las mejores notas de la clase…pero ¿es bueno hacer regalos a los niños por buenas notas? Para cualquier padre o madre, es una tentación el recompensar a un hijo cuando este llega a casa, contento tras su esfuerzo, con unas notas estupendas. Sin embargo, ¿qué recomiendan los profesionales de la educación y psicopedagogía?

Yo soy madre, periodista y estudio psicología en mi tiempo libre, pero no me considero todavía una profesional de la educación. Todo lo que puedo escribir en mi currículum es en base a mi experiencia. Por eso, para abordar este tema al que siempre le he dado vueltas, he querido preguntar a la orientadora del colegio de mi hija, y he leído varios artículos sobre esto. Tras la investigación, llego a varias conclusiones.

Recompensar o no por las notas

La gran mayoría de los psicólogos infantiles recomiendan no recompensar por las notas. Y las razones que dan son las siguientes:

  • Si el niño recibe un regalo por buenas notas, dejará de pensar que estudiar es su responsabilidad. Es decir, no asociará el estudiar con algo que deba hacer. Si no que lo hace por y para conseguir un regalo.  Puede interpretar que es la única razón que tiene para estudiar es para recibir algo a cambio, y no para aprender -que es su obligación en este momento.
  • Lo anterior nos lleva a una asociación negativa, ya que el día que no haya recompensa porque no haya sacado las notas esperadas, nuestro hijo sentirá doble fracaso. El primero: no haber aprobado, y el segundo, no haber obtenido un premio.
  • Los niños tienden a exagerar y a hacer relaciones directas y reglas de tres a lo grande: si he sacado un 8 y me han comprado una bici, cuando saque un 10 me comprarán una moto. Cada vez querrán más y mejor.

Qué hacer cuando saquen buenas notas

Nos queda claro, entonces, que recompensar no es lo adecuado. Pero, ahí esta nuestro instinto de padre/madre saliendo por los poros. Ay, pobre mío. Con lo bien que se ha portado. Con las buenas notas que ha traído. Se has esforzado mucho. Lo sé. Verle la cara cuando abren regalos es tan o más reconfortante como recibir un regalo tú mismo.

Pero ¿qué dicen los pedagogos que debemos hacer? Para empezar, el refuerzo cotidiano. Si lo vemos esforzarse diariamente, reconocérselo. Hijo, qué bien lo estás haciendo este curso. Cómo te esfuerzas. Este año seguro que tendrás buenas notas, te lo mereces. Que note que te das cuenta, porque -además- los hijos buscan la atención de sus padres. Necesitan nuestra aprobación, nuestra atención y nuestro apoyo. Unas palabras positivas, un abrazo y un beso puede significar para ellos mucho más que cualquier regalo.

Regalos con las buenas notas

¿Entonces es malo hacer regalos a los hijos?

No. Ese no es el mensaje que quiero dejar con este post. Vivimos en una época de capitalismo extremo donde lo común es regalar y regalar y comprar y comprar. Y, parece que nuestros hijos -y nosotros mismos- hemos olvidado que no hace ni cien años cuando nuestros abuelos y bisabuelos vivían con lo mínimo, no necesitaban dos armarios por persona, y no tenían 30 juguetes para pasárselo bien.

Ahora, nuestros hijos están hasta arriba de juguetes y de entretenimientos. Y, lo peor, es que se aburren de ellos a los tres días. Es una locura. Como madre, a veces no sé si quiero que mi hija aprenda a entretenerse con cualquier cosa y fomente su imaginación, o que no se quede atrás y se compare con los niños de su clase que tienen cien tipos diferentes de juegos. Me parece que ser madre nunca había sido tan difícil (aunque eso diría cualquier madre de cualquier época).

A lo que iba: dar regalos a los hijos no es malo. Sólo hay que saber cuándo. Porque el ser humano funciona asociando los conceptos. En este caso, lo que tenemos que evitar es que asocie sacar buenas notas con un buen regalo. Tiene que asociar sacar buenas notas con satisfacción propia, con aprendizaje, con felicidad. Y por eso, lo más importante es lo ya nombrado. Que le hagamos saber lo contentos que nos pone que estudien, que les apoyemos, que les ayudemos si lo necesitan.

Regalos que pueden servir

Quizás ya les has prometido obsequiarles con algo, o quizás tu caso sea diferente. Quizá tu hijo no sea muy buen estudiante (por cualquier razón) y este curso se ha superado mucho a sí mismo. Y no quieres resistirte. Quieres hacerle un regalo. Si ya has leído lo anterior, ya sabes lo que opinan 9 de cada 10 psicólogos. Veamos qué te diría ese psicólogo rebelde que no piensa como los otros nueve.

Si vas a hacerle un regalo, intenta no avisarle con tiempo. Es decir, no estés todo el año diciendo “si apruebas, te compro esto”. Lo ideal es que sea inesperado.

Intenta hacerle un regalo que esté relacionado con los estudios. Y aquí, yo te recomendaría material escolar personalizado, por ejemplo. O, ropa deportiva que le guste para el colegio.  

Material escolar personalizado

Un buen regalo puede ser un kit de libretas personalizadas con su nombre, o con un dibujo de comic o de algo que le guste (tipo Hulk, Spiderman, o Frozen). Un estuche, unos rotuladores llamativos o acuarelas si le gusta pintar.

Ropa útil para el colegio

Un conjunto deportivo para la asignatura de gimnasia, y que lo elija él. O unas zapatillas que le gusten.

Tazas personalizadas para desayunar

¿Qué se hace antes de ir al colegio? Desayunar. Si le regalas una taza personalizada con alguna frase motivadora (¡A desayunarme otro curso más!) la leerá todas las mañanas antes de irse al colegio, y puede aumentar sus ganas.

Lo ideal es que estos regalos relacionados con el colegio se hagan justo antes de empezar el nuevo curso, de forma que les motives a empezar con fuerzas. Y, si se lo acompañas de alguna carta motivadora escrita por ti mismo, notará que realmente te importa que se esfuerce.

Espero que os haya gustado este post. Y, ya sabéis, me encanta leer vuestros comentarios. Así que no dudes en escribir tus opiniones, dudas y experiencias propias.

Deja un comentario

WhatsApp chat