Alimentación para bebés

La alimentación para bebés durante su primer año de vida es esencial para su desarrollo. Desde el nacimiento hasta los primeros 4 a 6 meses tenemos fácil la elección del menú: leche. Sin embargo, una vez pasado este tiempo, las necesidades energéticas ya no pueden ser cubiertas exclusivamente con la leche y debemos introducir nuevos alimentos. Es aquí donde nos surgen las dudas: ¿qué alimentos debería incluir? ¿en qué forma? ¿qué es eso del BLW? Por eso quiero, con este post, resolver algunas de las posibles dudas que puedan surgir con la alimentación durante el primer año de vida del bebé.

Lactancia

Como os he comentado anteriormente, en sus primeros meses de vida el bebé debe alimentarse exclusivamente de leche.

Lactancia materna

La leche materna es el alimento ideal para el bebé durante los primeros 6 meses de vida, y se recomienda que sea el principal alimento, junto con una alimentación complementaria, durante el primer año. La OMS aconseja además mantenerla durante los dos primeros años de vida o más.

Lactancia artificial

En caso de que no haya sido posible instaurar la lactancia materna o que la madre haya optado por la lactancia artificial, se seguirán los mismos ritmos que con la leche materna. Para estos casos, existen fórmulas modificadas para intentar adaptarse a las necesidades de los lactantes: las leches de inicio (desde el nacimiento hasta los 6 meses), y las de continuación(de 6 a 12 meses).

Es importante recalcar que la leche de vaca sin modificar, cabra u oveja, no son aptas para el consumo por menores de un año.

Alimentación para bebés complementaria

Alrededor de los 6 meses , los requerimientos nutricionales del pequeño varían, y la lactancia exclusiva no llega a cubrirlos, por lo que es necesaria la incorporación paulatina de otros alimentos. No se trata de sustituir la leche sino de complementar, es decir, seguir dando el pecho (o biberón) a demanda, pero introducir nuevos sabores, texturas, aprender a masticar y saborear nuevos alimentos.

BLW Baby Lead Weaning

Tradicionalmente la alimentación para bebés complementaria se iniciaba con alimentos triturados e ingeridos con cuchara.

Sin embargo, el BLW (baby lead weaning, o “alimentación complementaria guiada por el bebé”) se ha puesto muy de moda en los últimos años. Consiste en dar al bebé alimentos muy blandos en trocitos o en forma alargada, que puedan ser cogidos por las manos del bebé.

Una tercera opción para la alimentación para bebés complementaria sería la mixta, que combina ambas modalidades, tanto BLW como papillas o purés.

Beneficios del BLW

  • El bebé va acostumbrándose a distintos sabores y texturas
  • Los bebés determinan la velocidad a la que comen, por tanto puede disfrutar más de la comida sin sufrir imposiciones o asociaciones negativas.
  • Al no obligarlos a comer o a terminar el plato, estarán más abiertos a probar nuevos alimentos.
  • Favorece la adquisición de buenos hábitos alimentarios.
  • Estimula los sentidos y favorece las habilidades motoras y la autonomía del pequeño.
  • Al tener que empezar a masticar, puede favorecer el desarrollo del habla.

Precauciones con el BLW

  • Es necesario darle al bebé mucho tiempo para comer
  • Es muy importante estar tranquila: puedes obsesionarte con que se atragante y transmitir al pequeño ese miedo).
  • No conviene dejar solo al bebé mientras come, para vigilar y prevenir atragantamientos.
  • Hay que tener muy claro qué alimentos debes darles en trozos y cuáles no (habrá que evitar aquellos que puedan producir atragantamientos, como frutos secos, uvas, palomitas, manzana, zanahoria…)
  • El bebé va a poner todo perdido. Olvídate de aquello de que con la comida no se juega, hazte con un buen babero y relájate.
1 Alimentación para bebés

¿BLW o papillas?

Después de contarte todas las bondades del BLW es posible que pienses que es la mejor opción para su alimentación complementaria. En mi opinión, la mejor opción es la que tú decidas, pues entran en juego muchos factores, como el nivel de desarrollo del bebé, su predisposición para comer en trocitos o nuestra tranquilidad.

Además, no siempre disponemos del tiempo o la tranquilidad para dedicarlo al BLW, y hay lugares o circunstancias en los que intentar que el pequeño coma en trocitos puede ser un estrés. Por lo tanto, en estas circunstancias quizá lo mejor sea hacer un buen puré, y también él mismo puede experimentar con la cuchara.

¡No hay que elegir bando! Lo ideal es ir probando lo que mejor se adapta a ti, a tu bebé y a vuestros ritmos.

Alimentación para bebés a evitar durante el primer año

Cuando comenzamos la alimentación complementaria se abre un mundo de posibilidades y a veces no sabemos qué alimentos escoger, por lo que aquí te doy algunas ideas de cuáles es mejor evitar.

  • Azúcar y sal: la sal sobrecarga los riñones, y el azúcar añadido favorece la obesidad infantil, la diabetes y las caries.
  • Miel, por el riesgo de botulismo.
  • Leche de vaca o cualquier otro mamífero.
  • Carnes procesadas, (incluido el jamón York!). Cuando incorporemos carne a sus purés, mejor que sea blanca, como el pollo, pavo o conejo.
  • Espinacas, acelgas, lechugas o remolachas también conviene evitarlas por su alto contenido en nitratos.
  • Pescados como cazón, tiburón, lucio, atún o pez espada, por su contenido en mercurio.
  • Aperitivos salados y golosinas, que se dan con demasiada frecuencia y no tienen ningún interés nutricional.
  • Alimentos especialmente formulados para bebés. Esto puede parecer una contradicción,y sin embargo, hay infinidad de productos en el mercado como lácteos, potitos, dulces o cereales que están especialmente formulados para bebés y que deberían evitarse (a excepción de la leche artificial cuando no sea posible la leche materna). Estos productos son en su mayoría alimentos procesados , con alto contenido de azúcares añadidos, miel, edulcorantes, sal, que además de ser muy pobres nutricionalmente, son ultrapalatables y podrían causar que en un futuro el bebé rechace la comida casera, al no estar tan condimentada ni tener tal cantidad de aditivos si el paladar del pequeño se acostumbra a estos alimentos procesados.

Espero haber podido despejar algunas dudas sobre la alimentación para bebés en su primer año, y , como siempre digo, para cualquier duda específica o problema particular lo mejor es acudir a un profesional cualificado. Un saludo!

Deja un comentario

WhatsApp chat