¿Es bueno transportar al bebé con el Porteo ergonómico?

Llevo un tiempo viendo que se está extendiendo entre madres y padres esta forma de transportar a sus bebés, el porteo ergonómico. Aunque muchos la hemos utilizado desde hace años, está claro que ahora está de moda, y por eso he querido hacer este post para explicar un poco qué es eso del porteo ergonómico, los tipos que hay, sus ventajas…

¿Qué es el porteo?

El porteo ergonómico es una forma de transporte del bebé, en la que éste va pegado al cuerpo del adulto mediante un sistema adecuado (fulares, mochilas, bandoleras), lo que supone un contacto continuo con entre el bebé y la madre o el padre. El porteo ergonómico, además, permite que se reparta el peso del pequeño de forma homogénea sobre el cuerpo del adulto, permitiéndole mantener una buena higiene postural, y en el caso del bebé, le permite mantener una postura ergonómica en todo momento. No hay límite de peso ni de tamaño para portear a un niño, y puede hacerse desde sus primeras semanas de vida, siempre que se disponga del sistema que más se adapte a cada momento.

Beneficios del porteo ergonómico

Beneficios para el bebé

  • Sensación de seguridad, provocada por el contacto continuo del pequeño con su madre o padre.
  • Tranquilidad: cuanto más seguro se sienta, más tranquilo estará el bebé, evitando que active sus sistemas de alarma y reduciendo el estrés.
  • Mejora la calidad del sueño. Esto está en estrecha relación con la tranquilidad; a un bebé nervioso le costará más dormir, por lo tanto, la tranquilidad y seguridad son esenciales para un buen descanso de calidad.
  • Reducción del llanto: con el llanto el bebé manifiesta una falta de bienestar y se ha comprobado que aquellos que pasan más tiempo en brazos o en el portabebés lloran menos.
  • Adaptación al entorno: El porteo favorece que el bebé, desde un lugar seguro, vaya conociendo y familiarizándose con su entorno, lugares y la sociedad en la que crecerá.
  • Refuerza el sistema inmunológico por la reducción del estrés, cortisol…
  • Menos cólicos, gases y reflujo por la postura ergonómica que adoptan al ser porteados, frente a aquellos que pasan más tiempo tumbados en el carrito, por ejemplo.
  • Favorece el buen desarrollo locomotor de espalda y cadera
  • Menor riesgo de plagiocefalia (aplastamiento o deformaciones en el cráneo), al no llevar la cabeza siempre apoyada.

Beneficios para el adulto

  • Favorece las relaciones sociales, pues además de reforzar el vínculo con la madre, el portabebés es el objeto de confianza del pequeño, por lo que ayuda a introducir a nuevos cuidadores con lo que se sienta seguro.
  • Favorece la lactancia materna, ya que el contacto piel con piel con el bebé favorece la liberación de oxitocina y prolactina, hormonas que favorecen la lactancia.
  • Aumento de la autonomía y movilidad: con el porteo el cuidador no necesita ayuda para realizar las actividades de la vida diaria al dejarle libres las manos, y además evita gran parte de las barreras que impone llevar un carrito: dificultades en los transportes públicos, escaleras, aceras, calles estrechas…
  • Permite mantener una higiene postural en el cuidador: si el porteo es constante desde las primeras semanas de vida del pequeño, el cuerpo del adulto se va adaptando a cargar con ese peso y puede resultar un buen ejercicio para fortalecer la musculatura de la espalda.

Requisitos para hacer un porteo ergonómico

Vías respiratorias despejadas

La principal preocupación de los iniciados en el porteo es la posible asfixia del pequeño. Sin embargo, el porteo ergonómico es bastante seguro en este aspecto siempre que se haga bien.

Para mantener despejadas las vías respiratorias del bebé, tendremos que asegurarnos de que no tenga el mentón sobre el pecho, lo que cerraría sus vías respiratorias, que la tela del portabebés no cubra su cara, y que ésta no esté completamente presionada sobre el cuerpo del adulto.

Posición del bebé en el porteo ergonómico

  • Posición de la ranita: la espalda del pequeño debe quedar ligeramente curvada y sus piernas no deben quedar rectas sino flexionadas, formando una M, donde las rodillas serían las puntas superiores de la M.
  • Posibilidad de cubrir la cabeza: en caso de que aún sea muy pequeño, no sea capaz de sostener su cabeza o se quede dormido.
  • Siempre mirando hacia el cuerpo del adulto, ya sea en la parte delantera, en la cadera o en la espalda. Nunca deberíamos poner al bebé mirando hacia delante, ya que no sería una postura ergonómica ni para él ni para el cuidador.
  • Posibilidad de darle un besito en la cabeza: La altura adecuada es aquella en la que con una inclinación de cabeza del cuidador pueda dar un beso en la cabecita del pequeño. Si se encuentra a más altura, dificultaría la visión del cuidador, y más abajo no sería ergonómico para el adulto que portea.

Tipos de portabebés que permiten el porteo ergonómico

Fulares

Se trata de un trozo de tela elástica o rígida y con una gran variedad de tamaños, que permite el porteo más versátil (en la parte delantera, cadera, espalda) y además de niños recién nacidos hasta los más grandes.

Quizá su inconveniente sea que es el que más dificultades presenta para aprender a ponerlo correctamente, por la cantidad de formas y nudos diferentes que pueden hacerse. Pero una vez aprendes es, en mi opinión, la mejor de las opciones.

Bandoleras con anillas

Se trata de un rectángulo de tela con dos anillas en uno de los lados para hacer el ajuste y permite colocar al bebé de forma horizontal o vertical, lo cual es bastante útil para la lactancia. Sin embargo, este método de porteo puede ser el menos ergonómico para el adulto, pues no reparte el peso de forma simétrica (aunque sigue siendo más ergonómico que sostener al bebé en brazos).

Mochilas

Hay gran cantidad de mochilas entre las que elegir, algunas ergonómicas y otras no tanto, por lo que hay que tener cuidado a la hora de elegirlas.

Deja un comentario

WhatsApp chat