Cómo bañar a un bebé

Tener un hijo es como sumergirse en un mar de dudas en el que, cuando conseguimos surfear una ola, viene la siguiente. Y, la primera de las dudas, por el orden natural de la vida, es la de cómo bañar a un bebé.

Primer baño del bebé

Primer baño bebé

Para empezar, ¿cuándo lo bañamos por primera vez? De manera tradicional, se les ha bañado tras el parto, aunque hay muchas comadronas que recomiendan no hacerlo. Una sustancia que se conoce como el unto sebáceo recubre el cuerpo del recién nacido, y tiene propiedades beneficiosas para su piel. Por lo que, si se baña justo tras nacer, se le quitará este unto.

Por otro lado, también se recomienda para fortalecer el vínculo maternofilial que pasen los primeros minutos juntos, sin un baño de por medio.

Cierto es que no existe unanimidad para dar respuesta a esta pregunta. Sí que se debe esperan hasta que el ombligo esté totalmente cerrado y curado para evitar el riesgo de que se provoquen infecciones.

¿Se les debe bañar a diario?

Durante las primeras semanas de vida, lo mejor es dar de uno a dos baños semanales. Mientras que, al pasar los 3 meses, ya puede ir aumentándose la frecuencia. Pero los bebés no se ensucian ni sudan como nosotros. Por eso, es mejor esperar hasta que se hayan ensuciado demasiado con el pañal o hayan regurgitado su comida.

¿Dónde baño al bebé?

Tampoco hay una respuesta correcta a esta pregunta. Bañera, cubo-bañera, e incluso hay quienes lo hacen en el lavabo. Todas las respuestas anteriores son acertadas. Hay que buscar el sitio más agradable, cómodo y seguro para nosotros y para nuestros bebés.

Lo que no podéis olvidar es hacerles una foto en este momento para que cuando sean adolescentes se mueran de vergüenza al verla (nos ha pasado a todos).

El baño, cómo bañar a un bebé

Me paso el día diciendo que no existe una sola manera de hacer las cosas. Ni existe una manera perfecta de cómo bañar a un bebé ni de educar a un hijo, ni de nada en la vida. Pero, por si os sirve de algo, os dejo una lista de los pasos que a mí me ayudaron en su momento y que he encontrado útiles para este post.

El material de baño

Prepara todo lo que necesitas y ponlo a mano. Pero muy a mano. Lo más cerca que puedas. Si vas a bañar tú solo al bebé, ten en cuenta que tendrás una mano (y un brazo entero) ocupado agarrándolo. Esto te dejará muy poca movilidad para coger las cosas, y mucho menos si las tienes lejos. Así que, prepara todo cerca de ti antes de coger al niño.

Preparar la bañera.

Colócate la manopla-esponja y una toalla suave a mano o una capa de baño de este estilo.

Asegúrate de que el agua no esté ardiendo ni muy fría. Recomiendan unos 35-37 grados. Mídelos con un termómetro de bañera, ya que es difícil saber a qué temperatura está el agua. Si no tienes, utiliza el codo o la parte interior de la muñeca, que son partes sensibles, así como lo es la piel del bebé. Notarás si al agua le hace falta regulación.

Bastará con llenar algo más de la mitad de la bañera.

Desnudar al bebé

Quítale la ropa lentamente para que no se asuste con los cambios de temperatura.

Al agua pato

Introdúcelo despacito en el agua. Yo le cantaba una canción y le ponía caras “graciosas” (se hacía lo que se podía) mientras le iba frotando con la manopla. Yo usaba gel especial para pieles sensibles, pero hay miles de opciones.

Siempre hay que tener al bebé sujeto con la palma de la mano mientras con la otra le frotas lentamente.

Secar al bebé

Una vez que esté bien limpio y aclarado, arrópalo con la capa de baño o con la toalla. Déjalo envuelto un ratillo para darle calor y después, comienza a vestirle.

La duración del baño no debe de alargarse más de 10 minutos. De hecho, 5 minutos sería mejor que mejor. De esta forma, el agua no se enfría.

Consejos para el baño del bebé

  • No lo dejes nunca solo durante el baño.
  • La posición y la altura de la bañera debe ser adecuada para ti o la persona que le bañe, porque si no, la espalda sufrirá.
  • Observa la piel del bebé y fíjate que todo esté correcto, que no tiene inflamación o erupciones.
  • Evita los polvos talcos y las colonias los primeros meses para no irritas la piel y para no causar alergías.

Si tienes más dudas y miedos, es normal. Aquí te dejo otra entrada de los típicos errores de padres primerizos que cometemos todos, y cómo evitarlos. No olvides que no existe el padre ni la madre perfecta, cada caso es diferente y lo importante es cuidarnos y respetarnos entre todos.

Hasta aquí el post de hoy, espero que os haya sido de ayuda y que, si seguís teniendo dudas, no dudéis en comentar. ¡Un saludo!

Deja un comentario

WhatsApp chat